viernes, 10 de octubre de 2008

En-crisis-pados.

Crisis, crisis, crisis. Crisis. Lo único que tengo claro de la crisis es que hay crisis y que el alarmismo crece por instantes. Pues vale, otro motivo más para no ver el telediario ni leer la prensa. Ni cuando decían que crecíamos el no sé cuantos por ciento anual regalaban el dinero por la calle, ni ahora que hay crisis, crisis, crisis, me lo roban. Algo se nota, claro, pero hasta el momento lo que más aprecio es que a todo el mundo se le infla la boca diciendo crisis. Cuando ibamos bien no era portada diaria que éramos cojonudos, pero se ve que lo de la crisis mola más.
Somos unos agonías, no cabe duda. Pero por ese motivo podemos estar tranquilos, porque somos agonías para todo.
Me explico: La huelga/crisis de transportistas provocó que los hogares españoles esquilmaran los mercadonas, llenando las despensas de kilos y kilos de harina, arroz, etc.
Mensaje institucional: Tranquilos compatriotas, puedo afirmar y afirmo que tenemos suficientes víveres y abundante telecadáver. Pongamos entonces buena cara a la crisis, crisis, crisis.
P.D.: También tenemos a "Legalitas" para que nos solucione los problemas y reclame por nuestro dinero, todo ello a un precio irrisorio. No problem.

3 comentarios:

jegarmimo dijo...

¿legalitas? esa deontología, menos mal que el Colegio nos librará de esa gente. Podemos estar tranquilos

Néstor Aparicio dijo...

Miradlo por el lado bueno, hemos dejado de hablar de los homosexuales, del aborto, de la guerra, de la gente que se muere de hambre... Ahora solo importa la tela, el bolsillo, la hipoteca...

R. Gª. ALDARIA dijo...

La deontología de "legalitas" es conocida de primera mano por el Iltr. Colegio de Abogados de Ciudad Real y Caja Rural, que están conveniados para ejercer competencia desleal hacía la extraña especie del abogado común.
La crisis, en su aspecto mediático, es en parte una moda. Moda que se irá, seguiremos cosidos a impuestos e hipotecas, y otras vendrán.