miércoles, 29 de octubre de 2008

Maratoneando.

El pasado domingo fue la maratón de mi ciudad o, mejor dicho, de mis dos ciudades, pues se hace entre Ciudad Real y Miguelturra, y dentro de no mucho tiempo cambiaré mi empadronamiento.
Tras hacer tres maratones en los últimos tres años estuve siguiendo como espectador por las cercanías de mi nueva casa la prueba, y desde fuera se ve distinto (no te duele nada) pero se ve igual de especial.
Esta maratón es llana como pocas y en un momento del año ideal, ya que empieza a hacer fresco, pero debe hacerse dura por otros motivos: no hay mucha animación de público, el recorrido son dos vueltas a un circuito en el que gran parte no es urbano (polígono industrial, carretera entre las dos poblaciones) y la participación no es muy numerosa por lo que puedes estar la mayor parte de la prueba sólo y sin referencias de otros corredores. La gente que no haya corrido nunca 42 km quizá no entienda estos motivos, pero un Maratón tiene un factor psicológico enorme y pasado el km 32 la línea que separa seguir o abandonar es muy fina si no tienes la motivación necesaria o si te quemas por alguno de los motivos antes referidos.
Algunos transeuntes miraban con cara extrañada a los locos sudorosos en plena penitencia. Por mi parte aplaudí a cada uno de los solitarios valientes que cruzaban por el km 37 y, al ver sus caras, pensé que cómo he podido hacer yo tres veces eso y tener ganas de más. Además, me sorpredí con muchos de ellos que, dentro de su extrema fatiga y rigidez de zancada, me daban las gracias por los ánimos con la palabra o el gesto y... vaya, acabo de decidir que el año que viene no seré un mero espectador.
Efectivamente he citado tres inconvenientes de la prueba pero, visto de otra forma no son tales: no tienes aglomeraciones/empujones/tropezones de otros corredores en la salida; por mucho público que haya mirando o animando no dejas de estar solo corriendo contra tus fuerzas, hay un momento que ni oyes y ves lo justo, y, que narices, dar dos vueltas a un circuito puede ser positivo para prever de forma precisa el perfil y el ritmo de la carrera...
Quien ha corrido esta distancia sabe que toda carrera es especial y más aún debe serlo cuando recorres tu ciudad. Cuando haces un tramo del carreterín de la Atalaya, de la Universidad donde has estudiado, bajas al mismo centro, pasas por la esquina de tu casa, por la Plaza donde mea y caga tu perro, vas al parque donde está tu colegio, rodeas el Quijote Arena (donde viste ganar a tu equipo su primera Copa de Europa justo el día que corriste precisamente tu primera maratón en Madrid), pasas al lado de la vía verde donde tantas veces te has machacado, luego vas a Miguelturra por la urbanización donde estará tu hermana, luego rodeas tu nuevo pueblo y pasas a cien metros de tu misma casa y, para acabar, llegas al estadio donde ibas de crio con tu padre a hacer deporte y donde empezaste a trotar y a correr por correr con Tomás y Alberto hace unos siete años.
En fin, ya veis que estoy en terapia de motivación, perdonar el coñazo, pero este blog nació en parte para hablar de carreras populares y eso hago.
Como todo, creo que esto de correr tiene un componente emotivo y las carreras populares algo de rebeldía, de huida, de forma de vida. En este sentido, una vez pensado mientras lo escribía, resulta que no cambio este recorrido por el de la Maratón de Nueva York.
Espero que algunos de vosotros se asome el año que viene a darme un poco de agua.
1er. P.D.: Después del rollo soltado quedaría como un gilipollas si el año que viene cambian el recorrido... tendré que hablar con la organización.
2º P.D.: El inconveniente que parece ser insalvable de esta maratón es el nombre en espanglish que le han colocado "Internacional Maratón Quixote" En fin, precioso, muy de la tierra. Al menos espero que no lleguen al extremo insuperable de poner niñas con pompones de animadora a la llegada como hacen en media maratón de Puertollano.

5 comentarios:

Pedro Valdivieso dijo...

Pues yo pasé por el 37 y no estabas allí, salvo que fueses de los que estaban en la acera tirados con la birra en la mano y que evite mirarlos para no unirme a ellos. El domingo acompañé en bicicleta a un amigo en su primera maratón y después de la experiencia tengo claro que nunca haré una maratón corriendo, porque de acompañante y en bici todas las que hagan falta. Me ofrezco al mejor postor, ciclista con experiencia contrastada en eventos deportivos, la bicicleta dispone de dos bidones, compartimento para geles, vaselina,...etc.

R. Gª. ALDARIA dijo...

Yo sólo vi digamos que la primera parte, que tenía al Sr. Ikea reclamándome para apretar tornillos muy cerca precisamente de ese km 37 donde estaban preparando las migas. Tendré en cuenta tu experiencia... ¿es suficiente para contratarte una caja de botellines?

chocolatecontrocitos dijo...

Esperemos que no cambien el recorrido, porque el toque "nostálgico" se perdería... en todo caso, para mí, esto de los maratones es como misión imposible... el domingo salí en bici, una horita, para mover las piernas... ¡y ya es bastante!

Néstor Aparicio dijo...

Ramón, por una caja de botellines cuentas con dos ciclistas, que yo me ofrezco para ir empujando a tus rivales.
Por cierto, yo estaba con mis sobrinas y aplaudimos a cada uno de los corredores. Solo fue un ratillo, claro, pero seguro que animamos a más de un atleta desfondado.

R. Gª. ALDARIA dijo...

Néstor, Néstor... El espíritu de la maratón no es que elimines a los otros corredores, que son más compañeros que rivales. Claro está que te digo esto porque por muchos que tirases yo nunca ganaría... sino quizá te diría otra cosa.
Voy encargando dos cajas de botellines, pero no bebaís mientras conducís, que teneis que aguantar 42 km. Borracho....