martes, 2 de septiembre de 2008

Retazos al sol.

Las cosas nuevas que no son las de todos los veranos, hacer muchas cosas una sola vez de forma casi rutinaria.
*
Pizzas a contraluz en la terraza, con Eurocopa de cerveza. Sorprenderse viendo que algunos hablaban más con el tema de la maldición de cuartos que con un éxito sin precedentes: sobre todo por el juego. Nos quedamos tan felices como sorprendidos, incrédulos: el Tiqui – taca es más efectivo que Capello.
*
La playa al amanecer, ver la soledad de la arena y el mar cuando están a solas, cuando tu huella es la primera de un mundo que parece por estrenar, y no hay ceniza por ninguna parte.
*
Libros empezados, somnolientos, perezosos, siestas, ventiladores en el techo, soñar con los pies en el suelo, que el treinta y uno de agosto es nochevieja y el uno de septiembre el auténtico año nuevo.
*
Cómo no: Deportes y Olimpo. Por no caer en tópicos consabidos cito una sola efeméride: La selección de balonmano con relativo éxito en resultado no acorde con la irregularidad y mediocridad de su juego. Todos echando de menos mejor defensa, comentaristas como el inefable y fugaz J. Cabanas diciendo que en España no se trabaja bien el jugador defensivo desde la cantera y nadie cita ni se acuerda, ni le tira el dardo al sacrosanto J.C. Pastor, de una obviedad sangrante: el nombrado mejor jugador defensivo de la última Liga ASOBAL, Viran Morros, viendo a los de Pekín desde su chaiselongue.
*
Pasarse por los blogs amigos y comprobar que el verano existe, que Internet no es ajena al estío. Y leer algo como esto.
*
Echar fotos y creerse por un instante, o más, que son mejores que las de la National Geographic, dar rienda suelta a ese artista incomprendido que no sería nadie sin las funciones digitales.
*
Comprobar que no hay canción del verano, la crisis lo abarca todo. Comprobar que huir de la feria con matrícula de honor es imposible. Descubrir que la única novedad de la feria es que hay menos casetas y que se ha facilitado el botellón asfaltando su zona. Que para darse cuenta de eso haga falta ponerse un sombrero rojo y cantar Asturias patria querida.
*
Correr por correr y escribir por escribir.
*
Estar de guardia y que no te llamen y estar de guardia y que te llamen. Comprobar, una vez más, que en un Juzgado se pueden llegar a generar, al menos, tantos problemas como los que se solucionan.

2 comentarios:

Néstor Aparicio dijo...

Jo, Ramón, que bueno. Son auténticos retazos de una vida en verano.

raul rodriguez dijo...

Te has salido Ramón, y el guiño me honra en un post así de guapo, gracias tioi.
para mí, los años también empiezan el día en el que muere chanquete.