martes, 25 de marzo de 2008

¿Tiene "deadline" el arrepentimiento?

A pie de obra. La traducción literal de deadline suena dramática. Sin lugar a dudas, actuar habitualmente en las deadlines tiene sus riesgos. Límite de tiempo. Y no hablo de la muerte, ni del stress. Hablo de ocasiones perdidas, hablo de lo trascendental: no ser capaz de hacer nada con reflexión y disfrute. Sólo el fin, la entrega, el plazo, la obligación. Maquiavelo en la intimidad. Se olvida lo demás.
No me refiero exclusivamente al trabajo de abogado que, efectivamente, es un cúmulo de deadlines. Me refiero a todo. Sin querer podemos perder la perspectiva: ahí nacen los defectos. Vivimos en el alambre, y hay muertes figuradas, metafóricas, imperceptibles. Las deadlines nunca piden socorro, son muy puñeteras.
Al hilo de la Semana Santa. Una reflexión: lo único que valida el arrepentimiento es no hacer lo arrepentido. Siempre. Y el arrepentimiento no tiene que ser por motivos religiosos. Hablo en general, que hay pecados de muchos tipos. Demasiados.
Lo demás es humo. Milongas. La penitencia es un símbolo que muchisima gente diluye. Convierten un acto de reafirmación en una anécdota, una apariencia, una costumbre. Y a esa percepción no contribuye la compra venta de indulgencias. Tenemos Historia. Quién este libre de hipocresía que tire la primera piedra.
Los contenedores de basura y los Juzgados están llenos de disculpas traicionadas. Que no se reciclan, que no son susceptibles de Justicia.
Agudizamos más el cambio climático de tanto 'lavarnos las manos' que de usar nuestros bolidos.

2 comentarios:

Mr. Hyde dijo...

Dejo unas palabras de Gabriel Albiac hablando de lo que el filósofo Spinoza opinaba sobre el arrepentimiento:

"... el arrepentimiento no es una virtud, pues «no nace de la razón»; sí, del miedo o la esperanza en condena o salvación infinitas. La conclusión es terrible. Impecable también. «Aquel que se arrepiente de lo hecho es dos veces miserable o impotente». Una, por lo que hizo; otra, por fantasear el pusilánime consuelo de que alguien pueda hacer que no haya sido. Sumiso can del Dios que pastorea su propio absoluto arbitrio por encima del tiempo, el arrepentido es arquetipo religioso de la sierva condición humana."

R. Gª. ALDARIA dijo...

Gracias por tus palabras Mr. Hyde. Y vaya, has sido el único capaz de poner un comentario a esta entrada/divagación que me he marcado. Tiene su mérito.