martes, 20 de mayo de 2008

Henry James y su "vuelta de tuerca".




¡No se lo lean! No me ha quedado claro a qué le da Henry James "otra vuelta de tuerca", más allá de a mi aburrimiento y confusión. Vale, exagero, tampoco pasa nada por leer un libro, cualquiera, no es pecado, salvo si es de caballerías y son propensos a la esquizofrenia.
Lo que me extraña de este libro es que me lo he leído dos veces, y eso que no me gusta, debido a que dos veces (muy espaciadas en el tiempo) ha salido en las típicas colecciones de las mejores novelas que hacen los periódicos, y por simple inercia lo releí, ya que no me acordaba bien de la primera, que lo leería soñoliento o resacoso.
Se puede estar de acuerdo con mi opinión o no, pero por mucho que pueda gustar esta novela no la veo en una lista de las mejores, en fin, se tendría que hacer una lista muy larga.
En todo caso no lo compreis. Me lo pedís y os lo regalo gustosamente.
Una supuesta historia de miedo contada frente a una chimenea que no llega a dar miedo ni nada porque deja todos los cabos sueltos. Realmente parece un libro inacabado, un ensayo frustrado, que alguién publicaría de todas formas para sacar pasta.
Al menos es corto. Y, según muchos o por simple inercia, una de las mejores novelas del siglo XIX o XX.

3 comentarios:

Mr. Hyde dijo...

He de decir que yo también lo leí después de verlo en alguna de esas listas de novelas fetén.
Ciertamente parece inacabado, apunta muy bien pero como usted bien dice se pierde en la confusión.
La historia ha dado pie a varias adaptaciones cinematográficas, ahora recuerdo una llamada Los inocentes del año 1961 con Deborah Kerr. Y luego está la de Los otros de Amenabar, que bebe mucho de esta historia.

Néstor Aparicio dijo...

He leído varias cosas de Henry James, pero no "Una vuelta..." Y es cierto que dicen que es una de las mejores... En fin, es lo que tiene el XIX, que te gusta o no.
¿Has probado con "La dama de blanco" de Wilkie Collins?

R. Gª. ALDARIA dijo...

Ok Mr. HYDE, me alegra ver que mi opinión no es descabellada o, al menos, compartida.
¿El Wilkie Collins ese no es un piloto de formula uno?